images

La Región de Murcia ha decidido extender la vigencia de las recetas electrónicas de tratamientos crónicos en un periodo de 90 días adicionales durante la temporada estival. Esta medida beneficiará a más de 280.520 tratamientos que, de no aplicarse, caducarían entre el 1 de julio y el 15 de septiembre de 2024. La prolongación del periodo permitirá que los pacientes continúen accediendo a sus medicamentos sin necesidad de desplazarse a los centros sanitarios para renovar sus recetas.

Beneficios para pacientes y profesionales de la salud

Esta disposición no solo facilita el acceso a los medicamentos durante el verano, sino que también aliviará a los médicos de Atención Primaria de la carga administrativa relacionada con la renovación de las recetas. Según una nota de prensa de la Comunidad, la medida será aplicada a las recetas electrónicas de tratamientos crónicos y a demanda, incluyendo aquellas que requieren visado, cuya caducidad esté programada entre el 1 de julio y el 15 de septiembre de 2024.

La retirada de medicamentos en la farmacia, tanto para tratamientos agudos como para la primera dispensación de tratamientos crónicos, debe efectuarse en un plazo de 10 días desde la prescripción. En el caso de los tratamientos crónicos, si hay una interrupción en la dispensación que supere los 90 días, el tratamiento se bloquea y el paciente debe acudir a consulta para obtener una nueva autorización.

Sistema de receta electrónica

La receta electrónica es un sistema informatizado que facilita la transmisión de la información de los tratamientos prescritos directamente a las farmacias para su dispensación. En situaciones donde el sistema electrónico no sea viable, las prescripciones pueden ser emitidas en formato tradicional. Los facultativos tienen la capacidad de revisar la adecuación de los tratamientos para evitar inercia terapéutica debido a prórrogas sucesivas.

La implementación escalonada de esta medida beneficiará a más de 90.000 pacientes, asegurando la continuidad de 280.520 tratamientos durante el verano. Este esfuerzo busca garantizar que los pacientes con tratamientos crónicos mantengan el acceso continuo a sus medicamentos sin interrupciones innecesarias.