images

Los casos de sarampión continúan en ascenso en toda Europa, según advierten la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF. En particular, las cifras indican que los casos reportados en los primeros tres meses de 2024 están en camino de superar el total de casos registrados durante todo el curso pasado.

Tendencia preocupante e impacto en la salud infantil

Durante el primer trimestre de 2024, se han notificado oficialmente 56.634 casos de sarampión y cuatro muertes. Estas cifras contrastan con los 61.070 casos y 13 muertes reportados a lo largo del año 2023. Esta tendencia al alza genera gran preocupación entre los expertos de salud pública. La información revela que aproximadamente la mitad de los casos reportados en 2023 afectaron a niños menores de cinco años, indicando una acumulación preocupante de infantes que no recibieron la vacunación sistemática contra el sarampión y otras enfermedades prevenibles mediante inmunización durante la pandemia de COVID-19.

Esto se suma a una recuperación lenta de la cobertura de vacunación en los años 2021 y 2022, lo que sugiere la necesidad urgente de abordar las brechas en la vacunación infantil para evitar futuros brotes y proteger la salud pública. El sarampión tiene un efecto devastador en la salud de los niños, siendo los más pequeños los más vulnerables a sufrir complicaciones graves. Además, las altas tasas de hospitalización y el debilitamiento duradero del sistema inmunitario los hacen susceptibles a otras enfermedades infecciosas.

La OMS se pronuncia

En la Región Europea de la OMS, más de la mitad de las personas infectadas con sarampión en 2023 fueron hospitalizadas, evidenciando la grave carga que esta enfermedad representa para las personas, las familias y los sistemas de atención sanitaria. Este dato pone de relieve la urgencia de abordar el problema de manera efectiva.

El doctor Hans Henri P. Kluge, director regional de la OMS para Europa, hace un llamado a la acción urgente ante esta situación. Destaca que incluso un solo caso de sarampión debería ser motivo de alerta, ya que es una enfermedad prevenible. Reconoce los esfuerzos de los países que han intensificado la vacunación como medida de control. Kluge insta a todos los países a adoptar medidas inmediatas, incluso en aquellos donde la cobertura general de inmunización es alta. Sugiere enfocarse en vacunar a las personas vulnerables, cerrar brechas de inmunidad y evitar que el virus persista en cualquier comunidad.

De este modo, el organismo mundial recalca que el sarampión figura entre las enfermedades más contagiosas, propagándose a través de la respiración, tos o estornudos de una persona infectada. El virus puede permanecer activo y contagioso en el aire o en superficies durante hasta 2 horas, lo que aumenta el riesgo de infección para cualquier individuo no inmunizado.

Además de la erupción cutánea prominente, las complicaciones pueden abarcar desde ceguera y encefalitis hasta diarrea grave con deshidratación, infecciones de oído y neumonía, resaltando la importancia de la prevención y la vacunación. Por todo ello, la colaboración internacional y la acción coordinada son fundamentales para contener esta enfermedad y proteger la salud del continente.