images

La “IV Cumbre Ibérica de la sanidad privada”, organizada por ASPE y APHP, ha congregado en Madrid a varios expertos para analizar el presente y futuro del sector.

Evento reúne a expertos de varios países

Ayer, en Madrid, se celebró la “IV Cumbre Ibérica de la sanidad privada”, promovida por la Alianza por la Sanidad Privada Española (ASPE) y la Associaçao Portuguesa de Hospitalizaçao Privada (APHP). La apertura estuvo a cargo del presidente de ASPE, Carlos Rus, quien destacó el “compromiso común” de España y Portugal en mejorar el sistema sanitario mediante innovación y accesibilidad.

Crecimiento y cooperación entre naciones

El presidente de la APHP, el doctor Oscar Gaspar, resaltó el crecimiento del sector privado en Portugal y la bienvenida a la inversión española. En cuanto a la innovación, Paul Garassus, presidente de la Unión Europea de Hospitales Privados (UEHP), subrayó la importancia de la sanidad privada como motor de los avances y la necesidad de abordar retos comunes como la falta de profesionales y la eficiencia en la atención sanitaria.

Desafíos demográficos y relevo generacional

El presidente de la European Junior Doctors, Álvaro Cerame, habló sobre las diferencias entre las nuevas generaciones de médicos y sus predecesores, destacando la necesidad de comprender los cambios sociológicos para mejorar la situación actual. También señaló la paradoja de tener más médicos pero enfrentar mayores demandas asistenciales, debido al envejecimiento de la población y las condiciones de trabajo.

Flexibilidad y nuevas estructuras organizativas

La CEO del grupo Ribera Salud, Elisa Tarazona, defendió la necesidad de más flexibilidad en las plantillas para compaginar la actividad pública y privada. Jose Vila Nova, vicepresidente de Trofa Saúde, y Anabela Lobo, directora de recursos humanos de Luz Saude, destacaron la necesidad de formar más profesionales y proporcionar un propósito a los sanitarios.

Planes formativos y criterios de acceso

Herminia Rodríguez, vicepresidenta de ASPE, criticó los actuales planes formativos por estar desfasados y sugirió revisar los criterios de acceso a las facultades de medicina, valorando más la vocación y la capacidad de sacrificio. Los expertos concluyeron que no debe haber distinción entre público y privado, sino un sistema que responda a las demandas de la población.